Estás aquí: Inicio » Información útil » Consejos en ruta

Consejos en ruta

Consejos en ruta

Nos atrevemos a dar ciertos consejos una vez comiences las etapas del camino, fruto de la experiencia propia y de otros muchos peregrinos, que pueden ayudarte a que disfrutes más del Camino de Santiago.

  • Desayunar bien. Los desayunos que ofrecen nuestros alojamientos colaboradores son generosos y saludables, por lo que las fuerzas no te faltarán.
  • Antes de comenzar a caminar es recomendable aplicarse vaselina en los pies o cremas hidratantes y no dejar arrugas en los calcetines para evitar la aparición de ampollas.
  • Aplicarse protector solar si es un día muy soleado. El uso de gorra también es recomendable.
  • Llevar una botella pequeña de plástico para el agua (500 ml) e ir rellenándola durante el camino.
  • Beber agua aun sin tener sed. La hidratación es fundamental, y no solo en verano.
  • No hacer grandes paradas; 10-15 minutos como máximo.
  • No comer copiosamente hasta finalizar la etapa. Se aconseja frutos secos o barritas energéticas.
  • Empezar pronto a caminar, primeras horas de la mañana, para haber terminado antes de las horas de mayor calor. A partir de las 8 am es una buena hora, ya que según la época del año la luz escasea.
  • Haber usado, con anterioridad, el material que vamos a llevar al camino, especialmente las botas o zapatillas.
  • Hay que mantener una postura adecuada, caminar erguido mirando al frente o al camino principalmente.
  • Utilizar bastón, o bordón. No es imprescindible en etapas llanas, ayuda sobre todo en las subidas o bajadas para buscar mayor equilibrio.
  • Lleva tu propio ritmo de marcha, no el de los demás. 
  • Al finalizar la etapa no debemos olvidar el cuidado de nuestros pies. Recomendamos dejar los pies en alto sin calcetines y aplicarse crema para pies o alcohol de romero para aliviarlos.

 

SEÑALIZACIÓN EN EL CAMINO

El Camino está perfectamente señalizado mediante flechas amarillas, postes kilométricos, cruces de caminos, carreteras... Pasaréis por núcleos urbanos con todos los servicios necesarios (centros de salud, bancos, restaurantes, farmacias, etc). Gracias a estas señales y al gran número de peregrinos que realizan el Camino de Santiago cada año es muy complicado salirse de los senderos habilitados. Hasta la fecha ninguno de nuestros peregrinos se ha despitado en ruta.