Desde prácticamente el descubrimiento del Sepulcro del Apóstol Santiago (S.IX) muchos peregrinos, una vez llegados a Santiago decidían prolongar su Camino de Santiago a Finisterre.Seguían hasta Fisterra donde se pensaba que la tierra acababa; y luego hasta Muxia, directos al Santuario da Virxe da Barca.
Etapa 1: Santiago - Negreira (22 Kms)

Quintans, un pequeño pueblo compuesto por casas de piedras, una de ellas con un cruceiro. Destacar el puente sobre el río Roxos, de origen medieval.

En Augapesada podemos observar su puente medieval, así como la vía empedrada recientemente restaurada.

En Ponte Maceira destaca el magnifico puente de origen medieval de finales del s. XIV, compuesto de cinco ojos de diversos tamaños conocido como A Ponte Vella, por el cual se atraviesa el río Tambre.

Al otro lado del puente nos encontramos con la Capilla del Carmen o de San Blas del s.XVIII. Cerca de ella se encuentra el Pazo de Baladrón construido entre los años 1945 y 1955.

En Negreira es de especial mención El Pazo de Cotón de origen medieval y con numerosas modificaciones de los s. XVIII al XX. En su fachada se pueden ver una docena de escudos de armas pertenecientes a las familias que lo habitaron.

Así como la Capilla de San Mauro, que data del s. XVIII y la Iglesia de San Xulian.

Etapa 2 y 3: Negreira - Maroñas - Olveiroa (33,15 Kms)

En Zas destacar la pequeña Iglesia de San Mamede, que por sus dimensiones se puede considerar una capilla.

Pasado Piaxe nos encontramos con uno de los  cruceiros mejor conservados de nuestra ruta.

En Santa Mariña, destacar un templo románico de una nave y un ábside rectangular, con dos sencillas portadas.

En Bon Xesús permanece un cruceiro muy sugerente por su tosquedad.

En Corzón destacar la Iglesia de San Cristovo con su torre-espadaña.

En Olveiroa destaca la Iglesia de Santiago, de sobria construcción probablemente de origen románico. La portada, con espadaña, es barroca y en el dintel de la puerta hay una peculiar imagen del Apóstol de origen incierto.

Cerca de Olveiroa nos encontramos con la Capilla de Santa Lucía, cuya fuente que hay en la entrada, se dice que tiene propiedades curativas para los problemas de visión.

Etapa 4: Olveiroa - Cee (17,9 Kms)

En Cee destaca la Iglesia de Santa Maria de Xunqueira, que conserva todavía elementos góticos.

Visitar las modernistas Casa Mayán y Guillen, así como la casa rectoral y el pazo de Cotón.

Podemos relajarnos viendo las vistas desde la playa de la Concha.

Etapa 5: Cee - Finisterre (15,2 Kms)

En el cabo Fisterra nos encontramos con el antiguo faro. Allí, el espíritu y la naturaleza, el mar y el cielo, la leyenda y el presente se dan la mano en el que los antiguos creyeron el fin del mundo conocido, tras observar seguramente sus grandiosas puestas de sol.

Los antiguos realizaban tres ritos de purificación, muerte y resurrección:

– Purificación del cuerpo: Se hace en la playa da Langosteira, dos kilómetros antes de entrar en el pueblo. El peregrino se quitaba así el polvo de toda su ruta y limpio comenzaba su cuenta atrás para alcanzar ese final del camino tan duro y a la vez importante para todo peregrino.

– Quemar la ropa: Por medio de este rito, el peregrino se deshace de todo lo material y con el fuego  intenta quemar todo aquello de lo que se quiere deshacer y que no le beneficiará para comenzar una nueva vida.

– Ver la puesta de Sol: Muerte y Resurrección , la muerte del sol en el mar y la resurrección al otro día, como la resurrección del peregrino en el día a día de su caminar.

Finisterre está muy relacionado con las historias precristianas que nos hablan de la existencia de cultos paganos y su posterior cristianización.

Se relaciona con la ruta jacobea y con la llegada de los restos del Apóstol Santiago a Galicia. La tradición jacobea del finisterre gallego se fundamenta en dos de las devociones más populares de Galicia; el Santo Cristo, que se encuentra en la Iglesia de Santa María de Areas,de origen medieval  cuya portada principal es de estilo románico y el exterior del templo predomina el gótico marinero, en Finisterre, del que el licenciado Molina (s. XVI) dice que a él acuden los más romeros que vienen al Apóstol.

Etapa 6: Finisterre - Muxia (28,76 Kms)

En Lires podemos visitar el Templo de San Estevo de principios del s. XVII.

En Muxía cuenta la leyenda que la Virgen María, trasladada en una barca de piedra, se le apareció en este lugar al apóstol Santiago para darle ánimos en su labor de evangelización.

Podemos contemplar “Las Piedras Santas” que, según la leyenda Jacobea, son vestigios de los restos del navío en el que arribó la Virgen María. Entre ellas destacar: La Pedra de Abalar (que representa la vela), la Pedra dos Cadris y la  Pedra do Timon (conocida como la piedra de los enamorados).

En el centro de esta localidad nos encontramos con la Iglesia de Santa María.

El Santuario de Nuestra Señora Da Barca, en cuyo interior se encuentra la Capilla de la Virgen,  así como maquetas de navíos colgados como ofrendas realizadas por los marineros a la Virgen.

Tras el hundimiento del “Prestige”, se construyó un Monolito, que recuerda esta fatídica catástrofe natural.

Mostrar todos
Ocultar todos