El Camino de Santiago por la Rioja no presenta muchos kilómetros, pero las ciudades por las que discurre tienen un gran significado Jacobeo. Etapas por las llanuras riojanas, jalonadas por tierras de cultivo y sus afamados viñedos, que encuentran un notable cambio orográfico en los Montes de Oca, en las proximidades de Burgos.
Etapa 1: Logroño-Najera

En La Grajera destacar el embalse y parque que lleva su nombre.

En Navarrete la Iglesia de la Asunción del s. XVI, de estilo herreriano con un interesante retablo barroco del S. XVI.

Las Ruinas del Hospital de San Juan de Ocre, portada en cuyos capiteles se representan diferentes escenas de la vida cotidiana de los peregrinos.

En Ventosa la Iglesia de San Saturnino, cuya torre cuadrada del siglo XVII ofrece la mejor atalaya para recrearse con los rojos campos arcillosos cubiertos de vid que rodean Ventosa. La construcción original data del siglo XVI y de esta época conserva su portada gótica.

En Nájera destacar el Monasterio de Santa María la Real, insignia artística de la antigua capital del Reino de Navarra.

Fundado en el año 1052, fue reconstruido en el siglo XV en estilo gótico. Del conjunto sobresale el plateresco claustro de los Caballeros, dotado de unas preciosas celosías en piedra.

Etapa 2: Najera-santo Domingo de la Calzada

La Iglesia parroquial de los s. XVII y s. XVIII, dedicada a Nuestra Señora de los Ángeles, puede contemplarse una talla de Santiago Peregrino.

A pocos kilómetros de Azofra se encuentran los Monasterios de Suso y Yuso de San Millán de la Cogolla. Son Patrimonio de la Humanidad y cuna de la lengua castellana con sus Glosas Emilianenses, anotaciones manuscritas escritas en latín, romance y euskera.

En Santo Domingo de la Calzada destaca su Catedral. Sobre el sepulcro del Santo se erigió la catedral, el edificio más emblemático de la villa. La planta es románica pero su estilo es gótico y renacentista. En el interior, enfrente del sepulcro del Santo, se encuentra la hornacina donde conviven un gallo y una gallina en recuerdo de la leyenda de la gallina que “cantó después de asada”. A la torre -campanario se puede subir y es una buena opción ya que la vista desde arriba merece la pena. Enfrente, el Parador de Turismo conserva en su interior varios elementos del antiguo Hospital de peregrinos.

En Santo Domingo de la Calzada también merece especial reseña el Convento de San Francisco, Calle Mayor, el Ayuntamiento, Las Murallas, El torreón Sor María de Leiva.

Etapa 3: Santo Domingo de la Calzada-Belorado

En Redecillas del Camino: Destacar las Casas Palacio, la Pila Bautismal románica del S. XII ( Iglesia Sta. María).

En Belorado podemos visitar la Iglesia de Santa María, obra del s. XVI, con un magnífico retablo en piedra, dedicado por entero a Santiago.

La Iglesia de San Nicolás con la imagen de San Caprasio.

A la salida de esta villa está el puente construido por San Juan de Ortega.

Etapa 4: Belorado-San Juan de Ortega

En Tosantos destaca, a la derecha del camino, la Ermita rupestre de Nuestra Señora de la Peña, excavada en la montaña. Dentro se venera una imagen románica del S. XII.

Medio kilometro antes de Villafranca de los Montes de Oca, se encuentra el llamado ábside de San Felices. Se trata de los restos de un viejo Monasterio mozárabe del S. X.

Ya en Villafranca de Montes de Oca, se encuentra el Hospital de San Antonio Abad; de él se han conservado la entrada principal, sobre el que esta esculpido el escudo de los Reyes Católicos.

La Iglesia de Santiago, del s. XVIII. Su Pila bautismal es una concha natural gigante traída de las Islas Filipinas.

En San Juan de Ortega destaca su Santuario, que merece una visita obligada dada su importancia.

Etapa 5: San Juan de Ortega-Burgos

En Burgos la Catedral Metropolitana de Santa María, magnífica obra gótica iniciada en 1221 por Fernando III El Santo y consagrada en 1260 por su grandiosidad arquitectónica, por la riqueza de su ornamentación interior, la Catedral de Burgos es uno de los monumentos más valiosos del arte español. Desde sus emblemáticas torres góticas hasta el sepulcro del Cid en el crucero, todo es grandiosos en ella.

Las Iglesia de San Nicolás, gótica del S. XV, y de Santa Gadea.

La casa del Cordón o Palacio del Condestable, Puerta y Arco de Santa María y Cartuja de Miraflores.

El Monasterio de las Huelgas Reales, merece una visita especial.Fundado por Alfonso VIII en 1187, para religiosas de alta alcurnia, bajo la regla de San Bernardo. Sirvió de enterramiento de varios reyes de Castilla. A partir de Fernando III El Santo fueron allí coronados varios reyes.

Mostrar todos
Ocultar todos