La peregrinación jacobea contó con gran fama en toda Europa medieval, iniciándose en el Siglo XII.

Escandinavos, flamencos, ingleses, escoceses e irlandeses emplearon con gran intensidad los caminos del mar para llegar a Ferrol y A Coruña.

Enclaves que, gracias a su ubicación estratégica, son los dos puntos de partida principales del Camino Inglés.