CONSEJOS BASICOS BASADOS EN LA PROPIA EXPERIENCIA

 

  • El Camino no debe ser una carrera ni una competición, para ver quien finaliza antes la etapa. Cada persona realiza “su propio Camino”, con fines totalmente diferentes. Por este motivo, debemos caminar a nuestro ritmo, sin prisa alguna, “no debemos dejarnos llevar por el ritmo de otras personas, pues de otro modo vendrán las lesiones, con toda probabilidad, si no llevamos un ritmo que podamos soportar”.
  • Colocar bien el equipo ( calzado, calcetines, mochila, etc ) antes de empezar a caminar.
  • Si al empezar a caminar notamos alguna pequeña molestia, bien en los pies o en alguna otra parte del cuerpo, será mejor parar un momento y solucionarlo, pues si lo dejamos, muy probablemente llegue a ser una rozadura o ampolla que nos moleste durante toda la etapa.
  • Beber agua, aún sin tener sed, pequeñas cantidades pero de forma frecuente, así evitaremos, tanto la deshidratación como el excesivo cansancio muscular.
  • Más o menos, cada hora sería aconsejable realizar una pequeña parada, como máximo 10 minutos, para descansar y ajustar equipo.
  • No realizar comidas copiosas hasta finalizar la etapa. Como apuntábamos anteriormente, con haber desayunado bien y tomar, si se desea, pequeño bocadillo, fruta, frutos secos, etc-. creemos que es suficiente para no tener problema alguno.
  • Empezar a caminar pronto, en las primeras horas de la mañana, para poder finalizar, aproximadamente, como muy tarde a las 14:00/15:00, y no seguir caminando cuando más aprieta el calor.
  • Aunque cada persona hace su propio Camino y tiene su propia motivación para realizarlo, el Camino crea un “clima especial” que envuelve a todo áquel que lo hace y que produce una interacción difícil de explicar, por ello, aconsejamos que “te dejes llevar” de ese clima y disfrútalo, dia a día, relacionándote con tus compañeros de viaje, que irás conociendo, a lo largo de la ruta, si lo deseas.
  • Al iniciar el Camino, podéis ir un poco abrigado, pero dependiendo del tiempo, es conveniente caminar con menos ropa, ya que empezareis a sudar y cuando paréis a descansar necesitáis tener ropa de abrigo para no quedaros frios.