El Camino a Finisterre y Muxia cobra importancia desde prácticamente el descubrimiento del Sepulcro del Apóstol Santiago (S.IX) en donde muchos peregrinos una vez llegados a Santiago de Compostela desde cualquiera de los diferentes itinerarios del Camino de Santiago, decidían prolongar su Camino hasta la Costa da Morte.

Seguían hasta Fisterra donde se pensaba que la tierra acababa; y luego hasta Muxia, directos al Santuario da Virxe da Barca.

En el Camino a Fisterra podrás obtener el certificado de “La Fisterrana” y si prolongas hasta Muxia será “La Muxiana”